LOS HOMBRES DE LA MASONERÍA QUE HICIERON LA REVOLUCIÓN DE MAYO

Por ANTONIO LAS HERAS

 

200px-Julián_Álvarez

A comienzos del Siglo XIX vio la luz – en Buenos Aires – La Logia Independencia cuyo impulsor y Venerable Maestro fue el Dr. Julián Baltazar Alvarez Perdriel – más conocido como Julián Alvarez; uno de los firmantes de la presentación popular del 25 de Mayo – cuya fachada pública fue la Sociedad Patriótica, Literaria y Económica; más conocida como Sociedad Patriótica, a secas. Sobre este taller, así como otros que han quedado en la historia de aquellos tiempos, algunos investigadores han dicho que no eran masónicos sino que se trataba de agrupaciones políticas organizadas con la misma estructura de una logia, incluyendo grados, palabras secretas y toques ocultos para identificarse. Posiblemente haya sido así en algunos pocos casos. Pero no los integrados por Julián Alvarez, que eran cabalmente masónicos. En diálogo con Bartolomé Mitre, Matías Zapiola afirma: “La de Julián Alvarez era Logia Masónica”. Este taller cumplió una misión esencial, puesto que de aquí surgieron aquellos hermanos más aptos y mejor formados que serían quienes secundarían a Alvear, San Matin , Zapiola,  otros masones que llegaron a Buenos Aires en la fragata Jorge Canning con el objetivo de fundar una de las logias Lautaro, desde las cuales se trabajaría la emancipación de estas tierras de la Corona Española. Este “levantamiento de columnas” (así se denomina simbólicamente la fundación de una logia) tendría lugar en 1812 y, a partir de allí se crearían otras en Santa Fe, Córdoba, Mendoza y Santiago de Chile. Los hombres que formaron parte de los acontecimientos de Mayo de 1810, así como aquellos que tuvieron activa participación en las guerras por la liberación de la Corona Española, eran integrantes en esta logia o fueron iniciados en ella: Juan José Castelli, Juan José Paso, Manuel Belgrano, Mariano Moreno, Domingo Matheu, Juan Larrea, Manuel Alberti, Hipólito Vieytes, Manuel Borrego, Antonio Luis Berutti, Nicolás Rodríguez Peña, Mariano Cosme Argerich.

Primera_junta_por_Francisco_Fortuny

Cuando en 1809 Sevilla cayó en manos de Napoleón quedando acéfalo el gobierno en España, en Buenos Aires se convocó a un Cabildo Abierto para decidir qué curso se le daría a los acontecimientos.

  saavedra

El Partido de los Patriotas, cuyos líderes eran masones en su mayoría, contando con el apoyo del regimiento de Patricios, comandado también por un masón; en este caso se trataba de Cornelio Saavedra. Sostenían la teoría de la soberanía popular, por la cual se consideraba que el poder soberano provenía de Dios y residía en el pueblo que lo delegaba en el rey; por lo tanto, al no haber un monarca, ese poder volvía al pueblo que debía designar a las nuevas autoridades. Esta postura tuvo su oposición en la figura del Virrey y del Partido Español, que rechazaron esa teoría e intentaron mantener su dominio evitando cualquier intento de ser despojados de su poder.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Es sí como, luego de reunirse en la casa de Nicolas Rodríguez Peña para debatir y ponerse de acuerdo en cuáles serían los pasos a seguir, los patriotas se rebelaron contra los españoles y, apoyados por el regimiento de Patricios, se convocó al Cabildo Abierto del 25 de Mayo de 1810, logrando imponer su posición a través de la creación de la Primera Junta de Gobierno. Ésta quedó integrada casi absolutamente por masones: Presidente: Cornelio de Saavedra (Masón, de acuerdo a datos ofrecidos por el Gral. Enrique Martínez y su nieto el Dr. Carlos Saavedra Zavaleta); Secretarios: Mariano Moreno (miembro de la Logia Independencia) y Juan José Paso (miembro de la Logia Independencia y de la Sociedad de los Siete); Vocales: Manuel Belgrano (tuvo una prolongada actividad masónica; iniciado en la Logia Independencia a fines del Siglo XVIII, participó de la Sociedad de los Siete, Zapiola afirma que fue integrante de la Logia Lautaro de Buenos Aires y Venerable Maestro de la Logia Argentina, más tarde llamada Logia Unidad Argentina de San Miguel de Tucumán), Miguel de Azcuénaga (el único no Iniciado), Juan José Castelli (miembro de la Logia Independencia de la que llegó a ser Venerable Maestro), Domingo Bartolomé Francisco Matheu (miembro de la Logia Independencia), Juan Larrea (iniciado en la Logia Independencia; hay una carta de Francisco de Miranda dirigida al hermano Saturnino Rodríguez Peña donde destaca la calidad de Masón de Larrea) y Manuel Alberti (miembro de la Logia Independencia y Sociedad de los Siete).

 

 

Para contratar conferencias, jornadas, cursos y talleres del Prof. Dr. Antonio Las Heras sobre temas masónicos, escribir a alasheras@hotmail.com o al Whats App 11 4949 285

Anuncios

UNA CIENCIA LLAMADA PARAPSICOLOGÍA

Por el Prof. Dr.  Antonio Las Heras

images

Según aprobamos, por mayoría, al  finalizar las deliberaciones del Primer Congreso Argentino de Parapsicología (realizado en Buenos Aires, del 4 al 6 de setiembre de 1981) la Parapsicología es la Ciencia (situada dentro de las disciplinas humanísticas) que tiene como objeto de estudio a aquella función (propia del ser humano) por la cual podemos comunicarnos sin intervención de los cinco sentidos y actuar en el mundo exterior sin usar la fuerza muscular. A tal función se la ha denominado con frecuencia como “estructura psi” o “potencialidad parapsicológica”, indistintamente (1)

La Parapsicología alcanza su status definitivo de ciencia autónoma por poseer los tres elementos básicos y mínimos requeridos para considérala tal. Son éstos: a) Un objeto de estudio particular. En este caso, esa “función” que los genera. b) Un método de investigación propia, inserto en el marco general de la ciencia. Necesidad que se cumple desde 1932 (creación de la primera cátedra y laboratorio de Parapsicología en la Universidad de Duke, E.E. U.U.) a través de tests, equipos electrónicos, laboratorios parapsicológicos etc. c) Capacidad para emitir leyes. En el estado actual de la investigación ya es posible predecir el comportamiento de las fenomenologías parapsicológicas frente a una cierta cantidad de variables.

images (3)

Nuestra postura, que aspira a una Parapsicología Antropológica, concebida como ciencia humanística, superó la hipótesis del trabajo primitiva que suponía a estos hechos producto del “alcance de la mente”. No La estructura psíquica y el ámbito generador de los hechos parapsicológicos, son diferentes.  La segunda no es parte integrante de la primera. Aunque así haya sido supuesto apriorísticamente durante algunas décadas, las características exhibidas por los fenómenos parapsicológicos difieren de los patrones meramente mentales.

images (1)

La “estructura psi” posee las siguientes propiedades particulares: I) Prescinde del tiempo. II) Prescinde el tiempo. III) Prescinde de la materia. IV) Es una función a la que – hasta el presente – sólo podemos conocer por sus efectos.

poltergeist-movie-1024x640

En virtud de esto, y quebrando la dicotomía soma- psique (indudablemente inspirados en la obra del filósofo argentino Miguel Herrera Figueroa) desde el Congreso de Parapsicología que tuve el honor de presidir, sostuvimos: “el ser humano es el resultado de la interacción de cuatro estructuras: Psique, soma y función parapsicológica, las cuales son condicionadas por la estructura sociocivilizatoria” (2 (3), (4).

images (2)

En el momento actual de nuestra civilización los fenómenos parapsicológicos tienen lugar espontáneamente de acuerdo con las necesidades de cada persona en un momento determinado y frente a sucesos que puedan poner en peligro su integridad o la de los seres queridos. La producción de determinados condicionamientos psicológicos facilita o impide – según el caso – la irrupción del fenómeno parapsicológico en la consciencia (si se trata de un hecho extrasensorial)  o en el mundo exterior (si es extramuscular), o lo obliga a mantenerse en el nivel inconsciente. La estructura psíquica es un regulador de lo parapsicológico, pero de ninguna forma su causa. También la estructura somática interviene condicionado. Por ejemplo, en un estado alterado de consciencia producido por drogas. Aquí la acción  ejercida desde el exterior sobre lo somático afecta a su vez a lo psíquico y éste ante la nueva variable interviniente favorecerá o no la producción de fenomenología parapsicológica.

De lo expuesto se desprende el motivo por el cual hablamos de Parapsicología como ciencia autónoma, enmarcada en el espectro de las ciencias humanísticas o sociales. Por que se ocupa de algo que es el elemento imprescindible para la constitución humana. Sitio por el que resulta necesario pasar si deseamos conocernos en totalidad.

Comparte, así, la Parapsicología a la persona, para su análisis, con todas las ciencias humanísticas. Está hermanada y profundamente entrelazada con la Antropología, la Filosofía, la Psicología, la Sociología, la Medicina. Cada una busca, desde su perspectiva propia, agregar algo que permita una mayor comprensión de las características que hacen a la esencia humana. Es una labor interdisciplinaria, absolutamente ineludible, en la que no solamente conseguiremos este objetivo, sino que – seguramente –  será viable hallar nuevas formas beneficiosas para el bienestar de la especie.

Incorporar la Parapsicología al conjunto de las ciencias humanísticas implica aceptar que hemos ampliado las posibilidades que, generalmente y hasta el presente, nos otorgamos.

Entendemos por lo tanto, que la Parapsicología definida como Ciencia es: 1) Un procedimiento de investigación mediante el cual obtenemos información sobre la función parapsicológica, sabiendo que llamamos así a una función humana, por ende, vigente en cada uno de nosotros. 2) Un conjunto de teorías que explican dicha función: sus causas, efectos, relaciones, etcétera. 3) Un grupo de métodos y técnicas que aspiran a desarrollar – de forma práctica – el uso frecuente de lo parapsicológico (extrasensorial y extramuscular) con el fin de darle a la persona humana nuevas e importantes posibilidades de acción.

  • Bajarlía, Juan-Jacobo, Primer Congreso Argentino de Parapsicología, “Gaceta de Parapsicología” Año 1 Nº 3 Buenos Aires. 1981/1982
  • Las Heras Antonio (compilador) “En el universo de C. G. Jung” (Actas de las Primeras Jornadas Argentinas de Psicología de G. Jung) Editorial Trama. Buenos Aires, 1982
  • Las Heras Antonio, “Estructura de la Psique según Jung” Editorial Santiago Rueda. Buenos Aires 1983

(*) Versión de un trabajo originalmente publicado en el   ANUARIO AMERICANO KIER del año 1995 dirigido por Héctor V. Morel.

 

3 de agosto de 1492, Cristóbal Colón inicia su enigmático primer viaje a través del Atlántico.

Por el Prof. Dr. Antonio Las Heras

El viaje inicial a través del Océano Atlántico que inicia Colón Cristóbal , desde el Puerto de Palos, en la madrugada de aquel 3 de agosto de 1492, se encuentra – aún – rodeado de enigmas.

embarcacion-y-partida-de-colon-del-puerto-de-palos-el-3-de-agosto-de-1492-1024x690

¿Por qué todas las velas de las embarcaciones lucían la cruz de la Orden de los Pobres Caballeros de Cristo y el Templo de Jerusalén, más conocida como la Orden Templaria? ¿Debido a qué las naves zarpan en plena madrugada, antes de la salida del Sol, lo que era absolutamente inusual en aquellos tiempos? ¿Cómo es posible que no hubiera en ninguno de los tres navíos un solo sacerdote y sí un traductor de hebreo? ¿Pensaba Colón que se dirigía a las Indias… o tenía certeza de que marchaba hacia el Nuevo Mundo? ¿Hubo causas geopolíticas que obligaron a un “descubrimiento oficial” de América?

Es difícil afirmar sí el Almirante tenía certeza sobre a dónde se dirigía en verdad o si, como fue publicitado por siglos, estaba convencido que llegaría – por un camino diferente – al Extremo Oriente; más precisamente a la India. Se ha hecho hincapié en que como el paso habitual hacia aquellos lares estaba cortado, afectando en grado sumo al comercio, hubo que encontrar una nueva ruta. Los estudios demuestran que hubo otra razón mucho más importante por la cual los Reyes Católicos sostuvieron la operación y Colón consiguió el necesario financiamiento para hacerlo. Asunto éste que aun sigue en controversia. ¿Quiénes pusieron realmente el dinero para que Colón pudiera concretar su hazaña?

cristobal-colon

Lo concreto que acontecía en Europa hacia fines del siglo XV es que numerosos y eximios navegantes hacían viajes “secretos” a lo que fuera, luego, denominado “Nuevo Mundo” contando con mapas que pasaban de mano en mano y a los que sólo los “iniciados” tenían acceso. De manera tal que se avecinaba el momento en que algún intrépido decidiría develar el secreto, clavar bandera en aquella tierra y presentarla como propia. No cabía otra cosa para España y Portugal – principalmente – que realizar el “descubrimiento oficial” de América en acuerdo con el Sumo Pontífice. De allí que es muy probable que el Almirante ni siquiera tuviera idea que marchaba hacia tierras oficialmente desconocidas así como que haya sido utilizado por Isabel y Fernando con tal objeto.

los-tres-barcos-de-colon-durante-el-primer-viaje-1592

No somos pocos los investigadores que pensamos que Colón puso la cruz templaria en las velas de las tres naves por que estaba seguro que la Orden había llegado siglos antes a América y que los nativos reconocerían a dicha cruz como el regreso de gente amiga. Hay pruebas – inclusive en el noroeste argentino – de la presencia templaria durante el siglo XIII.

Sucesos extraños ocurrieron antes de la partida. Lo usual en estos casos, cuando la tripulación se hallaba a punto de iniciar un viaje prolongado, era que permanecieran hasta último momento con sus seres queridos y embarcar cuándo se estaba a punto de soltar amarras. En este caso especial, no fue así. El Almirante ordenó que todos los hombres estuvieran en las naves antes de las once de la noche del 2 de agosto. Empero no partió hasta iniciada la madrugada del 3 de agosto. En persona atendió que ésta orden fuera cumplida sin excepciones.

simon-wiesenthal

Imposible no asociar que a medianoche del 2 de agosto comenzaba a regir el decreto de los Reyes de España por el cuál ningún judío podía permanecer en su territorio. El mismo cazador de nazis Simón Wiesenthal, se ocupó en detalle de esto plasmándolo en el libro “Operación Nuevo Mundo. La misión secreta de Cristóbal Colon.”

El decreto real ponía como fecha final de partida de los judíos que no se hubieran convertido al catolicismo el 31 de julio de 1942. Mas – por razones que se desconocen –la reina concedió una prórroga hasta el 2 de agosto inclusive. Justo el día que el calendario hebreo marcaba “el gran día de duelo de Israel, el 9 Ab, aniversario de la segunda destrucción del templo de Jerusalén.” (2.-)

Desde que se ocuparon los historiadores del tema de este viaje fundacional, advirtieron una llamativa ausencia: ni en la Pinta, ni en la Niña, ni en la Santa María fue embarcado un solo sacerdote. Difícil entender que Isabel y Fernando, conocidos como los Reyes Católicos, aceptaran tal cosa. Pero así fue. Ningún clérigo en esa travesía. En cambio, si embarcó Luis de Torres a quien – por lo usual – los escritos se refieren como “intérprete de Cristóbal Colón en su primer viaje.” ¿Intérprete de qué? ¿En cuál idioma era diestro Luis de Torres, a quien en Alcalá de Henares recuerda hoy una calle y en Bahamas dos sinagogas tienen su nombre? Pues hablaba hebreo. Y se trataba de un judío que se había convertido – como hicieron tantos otros – al catolicismo poco tiempo antes. Algunos investigadores afirman que era un rabino; pero esto parece no ser cierto a más que el documentado y minucioso libro de Wiesenthal tampoco señala tal cosa.

1068990

Las causas por las que el Almirante embarcó a Luis de Torres como traductor de hebreo a llevado a interesantes debates. Quienes dan una respuesta moderada señalan que como en los relatos de Marco Polo se indica que en el Extremo Oriente hay grupos que hablan hebreo, se consideró necesario contar con un traductor eficaz. Los más osados piensan que fue embarcado alguien que hablara este idioma con destreza ante la posibilidad de hallar descendientes de las tribus perdidas de Israel; hipótesis sostenida por quienes consideran que Colón tenía perfecto conocimiento de que las naves ponían proa hacia un Nuevo Mundo.

Luis de Torres fue uno de los 39 hombres que quedó en el asentamiento La Navidad fundado por colón en la isla La Española. Allí murió en 1493.

Interrogantes que aún permanecen cinco siglos después… y que, tal vez, continuarán por siempre.

 

(1.-) Wiesenthal, Simón. Operación Nuevo mundo. La misión secreta de Cristóbal Colón.” Aymá Editora. Barcelona, España, 1973

(2.-) Wiesenthal, S. Pág. 171

Antonio Las Heras es autor de “La trama Colón”, Ediciones Nowtilus, Madrid, España, 2006

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Juan Gualberto Gregorio de Las Heras Un perfil de la vida pública y masónica del Héroe Invicto de las Guerras de la Independencia

Este 11 de julio se cumple un nuevo aniversario de su nacimiento

Por el Prof. Dr. Antonio Las Heras

page13-1006-full         Juan Gualberto Gregorio de Las Heras nació en Buenos Aires el 11 de julio de 1780. Fue su padre don Bernardo Gregorio de Las Heras, nacido en España. Nieto de don Francisco Plácido Gregorio y de doña Catalina García de Las Heras. Juan Gualberto unió – tal como lo había hecho su padre – el apellido de su abuelo con el segundo apellido de su abuela, conformado de este modo el apellido completo.

Estudió en el Real Colegio de San Carlos y se dedicó al comercio como su padre, quien, además de ser un comerciante de desahogada posición, ocupó importantes cargos en Buenos Aires: Receptor de Penas de Cámara, Defensor de Menores, Tesorero de Propios del Cabildo y obtuvo el grado de Capitán de las milicias urbanas.

Juan Gualberto combatió junto a su padre tanto en las invasiones inglesas de 1806 como de 1807, iniciando entonces una inigualable carrera militar.

Como comerciante viajaba con frecuencia. Por esto estaba en Córdoba cuando los acontecimientos de Mayo de 1810. Sin embargo en esa ciudad mediterránea, centro de la reacción realista encabezada por Santiago de Liniers, se unió a la causa revolucionaria recibiendo el mando del ejército patricio recién constituido. El 24 de octubre de 1810 la Primera Junta de Gobierno le otorga el cargo de Sargento Mayor, en reconocimiento a su actuación y debido a las recomendaciones del vocal Juan José Antonio Castelli, Masón que fuera Venerable Maestro (Presidente) de la Logia Independencia.

A comienzos de 1813, el titular del Virreinato del Perú envió, contra los patriotas, una expedición al mando del brigadier Antonio Pareja y ocupó las ciudades de Talcahuano y Concepción. Viendo Chile peligrar su campaña solicitó ayuda al gobierno de Buenos Aires. La Junta de Gobierno dispuso la creación de los Auxiliares Argentinos, grupo de soldados reclutados en Córdoba y Mendoza, comandados por Las Heras, que marchó en apoyo de los chilenos.

Este ejército se destacó en las campañas de 1813 y 1814. Las Heras tuvo un heroico desempeño en Quechereguas y en Membrillar – donde obtuvo su ascenso a teniente coronel – y en Cucha Cucha luchando bajo las órdenes del general Juan Mackenna; abuelo del el político e historiador chileno Benjamín Vicuña Mackenna. Sin embargo, cuando en Chile se produjeron los desacuerdos entre José Miguel Carrera y Bernardo O`Higgins – ambos masones y miembros de la logia lautarina que funcionaba en Santiago de Chile  –  que desembocó en una guerra civil, Las Heras, que se encontraba en Santiago con sus Auxiliares regresó a Mendoza. Allí se reunió por primera vez con el recién llegado gobernador de la provincia, José de San Martín, quien lo envió nuevamente a Chile.

San Martín era Masón iniciado en 1808 en la Logia Integridad N* 7, de Cádiz y, luego, se afilió a la Logia Caballeros Racionales N* 3, igualmente de Cádiz, donde alcanzó el grado de Maestro. Fue en éste taller donde conoció a varios de los futuros promotores de la independencia americana. San Martín ya llegado a Buenos Aires forma parte de los cofundadores de la Logia Lautaro. Su actividad masónica fue incesante y continúo hasta su muerte en Boulogne Sur Mer.

Las Heras llegó a tiempo para proteger la retirada de Rancagua hacia Mendoza (1814) donde fue puesto al mando del undécimo regimiento creado por el gobierno de Buenos Aires para defender la frontera occidental de Mendoza después de la caída de Chile a manos realistas. Su fuerza auxiliar quedó convertida en cuerpo del ejército de los Andes, organizado por San Martín.

Estando en Cuyo Las Heras forma parte de la Logia Lautaro de Mendoza – que al día de hoy continúa activa como taller simbólico – y la Logia Ejército de los Andes.

Las Heras se convirtió en uno de los mayores colaboradores de San Martín para la concreción de su Plan Continental de liberar a Chile y a Perú de la corona española. Proyecto consistente en cruzar los Andes, liberar Chile y, desde allí, emprender la campaña al Perú enviando tropas a través de las costas del Océano Pacífico.

San Martín encomienda – personalmente – a Las Heras la creación del Regimiento 11 de Infantería; el que actualmente – con el nombre de “Los Leones Invencibles de Las Heras” – tiene asiento en las proximidades del siempre nevado cerro Tupungato, en la provincia de Mendoza, Argentina.

En enero de 1817 la expedición libertadora inicia el cruce de los Andes. Las Heras tuvo a su cargo la travesía por el paso de Uspallata, escoltando toda la artillería y otros equipos que no pudieron acompañar al cuerpo principal del ejército que lo hizo por el paso de Los Patos. Los efectivos a su mando pelearon con éxito en los combates librados contra las fuerzas realistas que se encontraban en Los Potrerillos y Guardia Vieja, llegando al lado chileno hasta tomar posesión de Santa Rosa el 8 de febrero, como estaba previsto en los planes del Libertador.

Battle_of_Chacabuco

BATALLA CHACABUCO

El 12 de febrero, en la batalla de Chacabuco, Las Heras actúa como integrante de la división del general José Estanislao Soler. Luego de esa victoria le fue asignado el comando del ejército destinado a completar la liberación del sur de Chile. Triunfó en Curapaligüe y Gavilán y ocupó Concepción. Posteriormente se unió a las tropas de O´Higgins en un malogrado intento por tomar la Plaza de Talcahuano, ahora reforzada por nuevas unidades realistas procedentes del Perú.

20

CANCHA RAYADA

Finalmente, O´Higgins se retira a Santiago y acontecen los hechos de Cancha Rayada. Allí, la particular agudeza mental y destreza militar de Las Heras logra salvar del desastre y de manera casi intacta prácticamente a la totalidad de su unidad – alrededor de tres mil hombres, cañones, parque y pertrechos –  lo que permitió que sólo tres semanas después San Martín venciera a los realistas en Maipú.

Batalla_de_Maipu_(2)

BATALLA DE MAIPU

Es en Maipú – 5 de abril de 1818 – que Las Heras obtiene el grado de general, comandando el ala derecha del ejército y recibe la rendición de Ordóñez.

Durante los dos años siguientes, Las Heras colaboró con San Martín en la preparación del ejército libertador del Perú, asumiendo el cargo de Jefe de Estado Mayor. La expedición partió hacia Perú desde Valparaíso el 20 de agosto de 1820. Las Heras condujo las primeras fuerzas en territorio peruano, acampando en Pisco, cerca de la bahía de Paracas. Desde allí se continuó la tarea de liberar al Perú.

Recibe el rango de Comandante en Jefe de las Fuerzas Armadas luego de que San Martín aceptara el cargo de Protector Supremo del Perú.

En 1822 Las Heras es cofundador de la Logia Orden y Libertad N* 2 de Lima; la que se mantiene trabajando aún en la actualidad, a casi dos siglos de su constitución.

En julio de ese mismo año San Martín partió del Perú como consecuencia de su entrevista, en Guayaquil. con el Masón – iniciado en París – Simón Bolívar. En diciembre, Las Heras presenta su renuncia al ejército y regresa a Buenos Aires. El 8 de agosto de 1823 es nombrado Ministro Plenipotenciario por el gobernador de Buenos Aires, el Masón Martín Rodríguez, para negociar con las autoridades españolas en el Alto Perú, hoy Bolivia. El alzamiento de Olañeta contra el virrey le impiden concretar esta misión.

El 2 de abril de 1824, Las Heras asume como gobernador de Buenos Aires,  designado por la Cámara de Representantes de Buenos Aires, que lo invistió, además, de plena responsabilidad para ocuparse de los asuntos exteriores de todas las provincias.

Las Heras nombró a Manuel José García Ministro de Gobierno y al general Francisco Fernández de la Cruz, Ministro de Guerra y Marina.

Durante sus dos años de mandato, Juan Gregorio de Las Heras realizó importantes gestiones entre las que podemos mencionar la finalización de la Guerra de la Independencia en Ayacucho, el 9 de diciembre de 1824 y la convocatoria del Congreso Nacional Constituyente que celebró su primera reunión siete días después. Además, firmó el primer tratado con España y el 2 de febrero de 1825 suscribió junto con sus ministros un tratado de amistad, comercio y navegación con Inglaterra.

El 19 de abril de 1825, el Masón Juan Antonio Lavalleja comandó la expedición a Uruguay llamada los “Treinta y Tres Orientales”, en contra de la ocupación brasileña. Ese mismo año el Congreso declaró que la Banda Oriental del Uruguay formaba parte de las Provincias Unidas del Río de la Plata, confirmación que trajo aparejada la declaración de guerra por parte de Pedro I, emperador de Brasil.

Antes de esto el Congreso había resuelto otorgar a Las Heras el gobierno nacional en carácter provisorio, e inmediatamente (el 11 de mayo) creó el Ejército de Observación sobre el Uruguay al mando del ya mencionado masón general Martín Rodríguez. Las Heras ejerció este cargo hasta que el Congreso dispuso la creación de un poder ejecutivo permanente mediante la Ley Presidencial promulgada el 6 de febrero de 1826. Al día siguiente fue elegido presidente de la república el Masón Bernardino Rivadavia, quien asumió sus funciones el día 8.

Rivadavia había sido iniciado en Europa y ya en nuestro territorio formó parte de las logias Aurora y Estrella Sureña, y propició la creación de la Logia Valeper.

277px-General_Juan_Gregorio_Las_Heras

Las Heras, al alejarse de la función pública, se retira a Chile en donde le confieren el grado de general en reconocimiento a su actuación durante la campaña libertadora. Allí entabla fraterna amistad con otro masón; Domingo Faustino Sarmiento Masón quien fuera iniciado el 27 de junio de 1854 en la Logia Unión Fraternal de Valparaíso y llegó – en 1882 – a ocupar el cargo de Gran Maestre de la Masonería Argentina.

En 1863, con 83 años de edad, pide su retiro del ejército chileno. El Presidente José Joaquín Pérez Mascayano rechaza de plano tal solicitud y concurre, en persona, a hablar con el anciano general para solicitarle que continuara ejerciendo sus funciones. Las Heras acepta a pesar de su edad.

Juan Gualberto Gregorio de Las Heras muere en Santiago de Chile el 6 de febrero de 1866. Tenía 86 años.

REPATRIACION LAS HERAS

Recién en 1906 sus restos mortales fueron repatriados; siendo sepultados en la Catedral de la Ciudad de Buenos Aires junto a sus compañeros de combate y hermanos de la Orden José de San Martín y Tomás Guido.

Esta repatriación fue posible merced al trabajo de una comisión que tuvo en su conducción al primer marino al que el Congreso de la Nación otorgó el grado de almirante. Se trató del Masón Enrique Guillermo Howard, quien, precisamente, en 1906 era Gran Maestre del Gran Oriente Argentino del Rito Azul.


 

Antonio Las Heras es investigador de la historia de la Masonería. Su libro “Sociedades secretas: Masonería, templarios, Rosacruces y otras órdenes iniciáticas” recibió el Premio Faja Nacional de Honor de la Sociedad Argentina de Escritores (SADE) Actualmente preprara un nuevo libro “Masonería. La Escuadra y el Compás en la Argentina.” Doctor en Psicología Social, escritor, periodista, profesor universitario.  alasheras@hotmail.com

 

QUE ES EL HERMETISMO Y QUIEN FUE HERMES TRIMEGISTO

Por el Dr. Antonio LAS HERAS

La Tradición Hermética es, junto con los demás valores culturales que conforman el pensamiento occidental, incluidas las religiones que coexisten con él, la vía iniciática (o sea, la de las ordenes y escuelas esotéricas) por excelencia para todos aquellos que han nacido o viven en Occidente. Una de sus característica del Hermetismo es la versatilidad con respecto a la rigidez dogmática que es característica en otras tradiciones primordiales, La tradición Hermética brinda la posibilidad de encarnar los Misterios Universales, es decir la transformación del hombre normal en aquel capaz de desplegar sus ocultas potencialidades psíquicas, espirituales y físicas, tal cual fue en el Verdadero Origen, esto es en los tiempos del Paraíso, época anterior a la Caída.

41955b09d02b2620e383c2a9a7e4ba8a

La tradición Hermética se sustenta en una serie de tratados o libros cuya autoría se atribuye a Hermes Trismegito, dios lunar griego con culto en Hermópolis, cuyo nombre original – egipcio – fue Thoth también conocido como Mercurio por los romanos. Hermes implica lo que está vedado para el común de las personas. La plabra “hermético” proviene, precisamente, de esta deidad. Thoth, patrono de las ciencias y de la escritura jeroglífica. Creador del Universo por medio de la palabra, según la teología sustentada por los sacerdotes de esa escuela iniciática. “El Universo es mental”, sostiene el Kybalion uno de los libros que recoge las enseñanzas de Hermes. Representado antropomorfo con cabeza de ibis, animal a él consagrado, el nombre griego del dios egipcio Thoth, quien procuró que los hombres alcanzaran el conocimiento y los caminos que conducen a una experiencia mística. Los partidarios del neoplatonismo consideran a su maestro Hermes Trismegisto, que significa el “tres veces grande”, como fundador de la Alquimia.

hermes-trismegisto

Una versión sustenta que el nombre de Hermes Trismegisto no designa a una personalidad individual, sino que constituye un conjunto de enseñanzas elaboradas en Egipto y enriquecidas a lo largo del tiempo.

También hay quienes sostienen que Hermes Trismegisto fue un avatar; uno de los grandes maestros espirituales que, descendiendo de esferas superiores, encarnó para guía de la Humanidad.

thot

Su identidad, se pierde en la noche de los tiempos remontándose al Egipto prefaraónico, mucho antes de Moisés. Ciertas tradiciones hebreas lo consideran contemporáneo de Abraham y más adelante, es identificado con el dios Thot, intermediario entre Dios y los hombres. Algunos eruditos opinan que Hermes fue deificado, y otros piensan que no es sino el aspecto humano de ese mismo dios.

Pietro_Perugino_-_Prophets_and_Sibyls_-_WGA17241

Los libros atribuidos a Hermes gozaron de gran autoridad durante los primeros siglos de la Iglesia. Los doctores cristianos invocaban a menudo su testimonio junto con el de las Sibilas (adivinas), que habían anunciado la venida de Cristo a los paganos, mientras que los Profetas la predecían entre los hebreos.

_91210312_emerald_tablet

 

La Tabla de Esmeralda es el texto clásico seguramente más conocido y difundido de los que son atribuidos a Hermes Trismegisto y del que sin excepción se reclaman discípulos todos los alquimistas. Allí está escrita la frase: “Todo lo que es arriba es como lo que se encuentra abajo.”

ley-de-correspondencia-el-kybalion

Sus enseñanzas pasaron de Egipto a Grecia y los griegos se encargaron de conservarlas y transmitirlas. Los misterios órficos y eleusicos, así como los pitagóricos, los filósofos presocráticos y e inclusive Platón, fueron vehículo fundamental para tal logro, que también fue realizada en parte a través del teatro griego.

En El Kybalion, firmado por tres Iniciados, que recoge enseñanzas dispersas de Thoth se lee: “Los principios de la verdad son siete; el que comprenda esto perfectamente, posee la clave mágica ante la cual todas las puertas del Templo se abrirán de par en par”.

Los siete principios sobre los cuales se basa la Tradición Hermética son:

dae58b88468466cfd92ad2eadf9de970

El principio de Mentalismo. “El todo es mente, el universo es mental.”

El principio de Correspondencia “Como arriba es abajo, como abajo es arriba.”

El principio de Vibración “Nada está inmóvil; todo se mueve; todo vibra.”

El principio de Polaridad “Todo es doble; todo tiene dos polos; todo, su par de opuestos: los semejantes y los antagónicos son lo mismo; los opuestos son idénticos en naturaleza, pero diferentes en grado; los extremos se tocan; todas las verdades son parte de la Verdad; todas las paradojas pueden reconciliarse.”

El principio del Ritmo “Todo fluye y refluye; todo tiene sus períodos de avance y retroceso; todo asciende y desciende; todo se mueve, como un péndulo; la medida de su movimiento hacia la derecha, es la misma que la de su movimiento hacia la izquierda; el ritmo es la compensación.”

El principio de Causa y Efecto “Toda causa tiene su efecto; todo efecto tiene su causa; todo sucede de acuerdo con la Ley; la suerte no es más que el nombre que se le da a una ley no conocida; hay muchos planos de casualidad, pero nada escapa a la Ley.”

El principio de Generación “La generación existe por doquier; todo tiene sus principios masculino y femenino; la generación se manifiesta en todos los planos.”